Inicio Nuestra Propuesta Artistica Articulos en Psicoanalisis Actividades Galeria Contacto
Estrenos
Entrevistas a Artistas
Artistica en Psicoanalisis
Literatura y Poesia
Musica



facebook
ARTÍSTICA en PSICOANÁLISIS

Artículos 1 - 5 de 5

TITULO de la OBRA:Padre nuestro Lacaniano
FECHA: Semana Santa del 2012
LUGAR:
ACTORES:

Los creyentes


DIRECCION: El padre: Oremos
LINK: http://www.facebook.com/profile.php?id=100002299831908

COMENTARIO:

Padre nuestro Lacaniano

por Arte en psicoanalisis

 

          Función paterna que estas en la Escritura

          Significante sea tu nombre

          Venga a nosotros tu ley

          Complace tu metáfora

          asi en el Falo como en su Ausencia

          El incesto nuestro de cada día

          Prohíbanlo hoy

          Y perdónanos la deuda

          que pagamos mensualmente al analista.

          Y no nos dejes obturar la castración,

          más líbranos de Mamá

                Ámen

 

El cuadro de Salvador Dali: " La tentación de San Antonio" lo hemos elegido para acompañar esta oración ya que es un cuadro que describe de manera literal algunas de las tentaciones a las que esta expuesto el hombre: El caballo representa el triunfo, El Sexo, representado por la mujer sobre el primer elefante y El Oro y las riquezas, representados por los dos elefantes sobre los que hay una pirámide y una casa de oro y dentro de esta última, un busto de mujer lo aguarda.

 


TITULO de la OBRA:El contador Sensible y La Neurosis
FECHA:
LUGAR:
ACTORES:

Los Neuróticos


DIRECCION:
LINK: http://www.facebook.com/l.php?u=http%3A%2F%2Fwww.youtube.com%2Fwatch%3Fv%3DflwtKtKkahw%26feature%3Dshare&h=eAQG43Iu-AQHbAARE0w1LYctfkpVJTybVefutdLdu5vSi1g

COMENTARIO:

 

La neurosis y el Contador Sensible en las fiestas de fin de año

por Gustavo Cappelli

En esta oportunidad nos valemos de una publicidad para destacar una de las características de la neurosis y  de sujetos que se presentan como deudores, en falta y los que se ubican en el otro extremo. 

Las fiestas de fin año una buena excusa para justificar el goce.

Al igual que el "Contador sensible", ese personaje de la publicidad de Internet. 

Aquel que hacía cálculos hasta el punto de  estimar el monto del alquiler del local del padre de su novia, en caso de que se casara con esta o el valor del terrenito de la tía que no tenía herederos.

Pues de la misma manera se presenta una de las características de la neurosis, no deja de comparar medidas fálicas, estimar las conveniencias numéricas, por eso es tan afecta a las estadísticas de la ciencia, a pronosticar y evaluar la felicidad, propuesta, actualmente en el discurso capitalista como “calidad de vida”. 

De la mano del cálculo se encuentra la justificación, la de buscar y hallar las razones, las  argumentaciones que intentan hacer pasar como fundamentos de sus elecciones.  

Por suerte están los síntomas, esas locas fallas que no se dejan domesticar por el amo de turno, que aunque se les aplique la dosis recomendada por la ciencia de la medicación o las técnicas de control, igual no dejan de insistir con la fuerza de la repetición y la desfachatez del inconsciente.  

Las fiestas de fin de año, son una buena excusa para hallar argumentos que intenten avalar por ejemplo, la ansiada unidad de la fiesta navideña o de fin de año.

Poco importa si  el pariente elegido para esa re-unión estuvo o no presente en el resto de los eventos importante del año. Porque la cuestión es unir, como dice la publicidad: “la navidad nos une”. 

Al revés que en el “Juego de la silla” donde todos quieren ocuparla para no quedar afuera, este puede ser el juego del “Banquillo de los acusados”, en este juego nadie quiere ocupar ese lugar, pero siempre hay alguien que se lleva su propio banquillo y se sienta con o sin gusto cuando alguien lo señala.

A la hora de repartir a los parientes menos deseables o distribuir la comida o poner la casa y los diferentes temas que surjan con motivo de esas reuniones,  la repartija siempre recae sobre el que asume con gusto su lugar en el banquillo.  

Es que en la neurosis también tenemos  dos modos de contabilizar, de "llevar"  las cuentas, (y desde ahí hacer los cuentos) para seguir con la metáfora del contador sensible, están los que son acreedores, se trata de aquellos que siempre  tienen algo que cobrarle al otro, son eso sujetos que lo que hacen lo cobran bien, si hacen la comida la cobran como si fuese el más caros de los  retaurantes y recurren hasta la “lástima” para poder facturar: “no sabes el trabajo que me costó”. También cuanta con argumentos que cotizan el hacer del otro: “claro porque a vos no te cuesta nada, para vos es fácil”. Intentando colocar al otro en el banquillo de los acusados y que si este tiene vocación lo ocupará con o sin queja.  

En esta última columna se encuentran los deudores, se inscriben los que siempre están dispuestos a asumir las faltas  propias y ajenas. Son los que cargarán con la parte más pesada de la carga festiva, los que hagan lo que hagan nunca alcanzarán a saldar su deuda. 

Si su partenaire está en alguna de esas columnas, seguro que al leer esta nota usted podrá identificar fácilmente al acreedor, porque usted es de los que paga, y paga caro por lo servicios de los cuerpos en el amor. 

No se preocupe, si su pareja está en esa columna es porque le es familiar, o sea tiene que ver con algo conocido, cuestión de  familia, no hay secreto. 

Aunque le sea insoportable, mejor no lo desconozca........... 

Pero lo cierto, es que en el análisis hay que develarlo y animarse a reconocerse en ese lugar. Después veremos si se arma otra hystoria.......

 

Para ver la publicidad ir al LINk que figura en la parte superior.  


TITULO de la OBRA: "La imagen publicitaria y el ideal"
FECHA: Julio 2011
LUGAR: Bs. As.
ACTORES:
DIRECCION: Autor : Romina Natalia Moreno
LINK:

COMENTARIO:

"La imagen publicitaría y el Ideal"

por Romina Natalia Moreno

Cuando no hay palabras se pasa a la acción como un intento de decir algo, de dejar una marca en la realidad para otro.

Cuando vemos la imagen publicitaria, la acción impecablemente retrata la vida ideal, nos sentimos seguros, complacidos, deseosos. Adquirimos los objetos para recrear esa escena de la vida ideal intentando sentirnos satisfechos, nos posicionamos en el rol adecuado pero una vez allí no sentimos nada, a lo sumo un poco de entusiasmo por el olor a nuevo que hay alrededor.

Falta algo y tenemos la certeza de que no debe faltar, todo tal cual la imagen original mostraba al seducirnos y sin embargo no está la emoción que esperábamos. La repetición: Lejos de decepcionarnos creemos que, aunque esta vez no sucedió sucederá finalmente, es cuestión de persistir. El problema con la palabra es que nunca dice lo que quiere decir, es un arma de doble filo, no se puede vender con la palabra tan bien como se puede con la imagen.

La imagen es fiel al mensaje que se quiere transmitir, es una acción que se dirige al otro con la intención de sugerirle la “solución a un problema”, más que un problema, la solución a una cuestión existencial, de forma instantánea y sencilla. Las personas ofrecen sacrificios de diversa índole, pero finalmente lo que sacrifican es su vida, en pos de conseguir la dicha de ver su vida realizada en forma ideal, como es lo ideal de la imagen publicitaria.

El problema con la imagen es que cuando uno visualiza la escena de la vida ideal y se posiciona en ella en la imaginación, se ve a si mismo desde afuera como si el Yo fuera Él, el otro que me mira, que soy yo mismo. Él, que me ve, soy Yo, algo materialmente imposible, mirarnos de cuerpo entero a nosotros mismos.

Ahora bien como decía antes, estamos en esa situación ideal que la imagen publicitaria nos mostró y tomamos por el volante ese auto que cuando veíamos en la publicidad nos hacía sentir cómodos, seguros, orgullosos, poderosos; para percatarnos que no sentimos tal cosa, ni se nos ha solucionado en gran medida alguna cuestión existencial. Esto sucede porque no podemos vernos a nosotros mismos de cuerpo entero como veíamos en la publicidad al fulano que manejaba el auto, entonces no es la situación ideal, ni la vida ideal que deseamos. Una frustración gigante asoma cayendo sobre los hombros y es por esta cuestión, nunca podemos ser los protagonistas de nuestra película y al mismo tiempo el espectador sentado en la butaca, no al mismo tiempo.

La eficacia de la imagen publicitaria:

Por lo tanto la imagen publicitaria es eficaz a los fines que se ha trazado realmente: “vender”. Al frustrarse el sujeto vuelve a adquirir los objetos para recrear la escena de la vida ideal, una y otra vez, una y otra vez hasta que se ha desgastado y empobrecido en sus fuerzas e incapacitado de comprender que la falta es falta porque no se puede obturar.

Para que algo haya, debe entonces prevalecer la falta como tal. ¿Qué es lo que hay? Vida.

Para que haya vida algo debe faltar para que el ser humano ponga allí: el sentido, que siempre es nuevo y nunca es uno, el sentido en última instancia es el propio deseo. La palabra, entonces, se convierte en herramienta para construir sentidos a la vida, a sus situaciones. La palabra dice que la escena que estamos viendo puede ser una cosa u otra y también nos permite asumir un rol u otro dentro de la escena o fuera de ella.

La ausencia de la palabra 

Cuando falta la palabra no hay nada que construir, reconstruir, que simbolizar, ninguna escena que representar asumiendo roles determinados en ella., mas bien se intenta repetir la imagen vacía de sentido verdaderamente y sin sentido, no hay vida, no es vida. Cuando se construye sentido es cuando realmente se conmueve determinada cuestión existencial y se abre un nuevo camino. Aunque las acciones nos desborden en la urgencia de lo cotidiano, la palabra sigue siendo el punto sensible en el cual se sostienen todas nuestras relaciones.

Asumir un lugar desde donde se pide o se toma la palabra, nos pone a expensas del otro, de lo que el otro hace con eso que estamos tratando de decirle, pero aunque visto así parece que toda relación es incertidumbre, el amor y el odio solo así tienen lugar en el alma humana.

El ideal de la imagen publicitaria es un falso ideal, es en realidad, un destello que enceguece. ¿Cómo salir del atolladero que propone la publicidad? En el encuentro con otros fuera de la pantalla, con aquellos imperfectos que no niegan lo real pero intentan simbolizarlo y es en ese intento en que nos hacemos capaces de construir lazo social que nos permita asumir una identidad propia y conquistar un lugar posible, aun cuando en la sociedad de consumo se intente igualarnos en gustos, capacidades e ideales; aun cuando la globalización procure ir en contra de la singularidad.

 

Dirección de correo electrónico
  • romina200679@hotmail.com

TITULO de la OBRA: Los hinchas de Football y los del Psicoanálisis.
FECHA: Julio 2011
LUGAR: Bs, As.
ACTORES:

Los hinchas de Football y los del Psicoanálisis.


DIRECCION: Gustavo Cappelli, José Langoria, Romina Natalia Moreno y Nora Cecilia Lemo
LINK:

COMENTARIO:

River al descenso y el "A"mo a la "B"

La siguiente es una conversación gestado en el facebook de Arte en psicoanalisis,  espacio que partió de una nota que plantea un paralelismo entre los hinchas de Football y los del Psicoanálisis.

por Gustavo Cappelli, José Langoria, Romina Natalia Moreno y Nora Cecilia Lemmo.

Gustavo Cappelli: Los hinchas, las pasiones y la psicología de las masas de Freud nos cuentan de un grupo de personas que están unidas a un mismo ideal y de las posibles consecuencias del movimiento de las masas.

Desde chico se pregunta al infante ¿De qué cuadro Sos? el fanático ordena: "ponete la camiseta". Los clubes, las escuelas son organizaciones que nos ayudan a pensar el Ideal del Yo, a pensarla como una instancia psíquica a través de la cual se logra ligar y cohesionar a las masas, el resultado puede ser para sus participantes que queden supeditados a esa clase de sugestión o hipnosis que hace que estos acaten sin crítica todo lo establecido por el líder.

Y ¿no puede suceder e incluso es un momento necesario en la formación que psicólogos, psicoanalistas se pongan la camiseta de Freud o de Lacan o de algún otro club o escuela? Y no se puede pensar una especialización, como dedicación a las adicciones, violencia de género, embarazo precoz, y toda la serie de goces que se ordenan en departamentos, centros, especialidades, como un identificarse a ese rubro, u otro cuadro sintomático y ponerse la camiseta para desde allí correr el riesgo de escuchar lo que se identifica como goce que proviene exclusivamente del prójimo?

La cuestión es que en algún momento los grandes se van a la "B", para nosotros se lo puede denominar como el descenso del Gran Otro, dejan de ser esos Otros tan grandes, dejan de ser River. Es el momento en que los despedimos dentro nuestro, a ese que esperamos y buscamos para que nos de “Las respuestas”, los goles de media cancha. Es el momento en que decimos chau a lo obscuro de un líder, entonces dejamos el título, y los posgrados en la oficina que da frente a las instituciones y si bien estamos solos, sin maestros, no rompemos nada.

Dejamos a los barras y tan solo dejamos caer una barra sobre el A, y un a-dios a los amos, para poder escuchar un poco mejor los goces de cada “Uno”.

Jose Longoria: por cierto. no por nada aparece House en el post. Esto me recuerda la escena final de Apocalipsis, Ahora con un Marlon Brando buscando la muerte porque ya no puede con el falo imaginario que se anda cargando o Lacan, al final de su vida, diciendo: "yo pretendí ser el gran Otro para ustedes"

Gustavo Cappelli: El Dr. Hause en verdad no había reparado en las implicancias de ser el Gran doctor de la T.V. Los psicoanalistas postulados por las masas que son buscados para que le firmen autógrafos deberían recordar esa frase que vos traes de Lacan. Aunque claro la transferencia los supera.

Romina Natalia Moreno: La pregunta es ¿quienes son en nuestra cultura o mejor dicho, ¿quienes son en los que se encarna la figura del Ideal del Yo? y ¿cuáles las consecuencias del goce de este Otro?

José Longoria: Siguiendo con el Futball, Maradona en su tiempo encarnaba esa figura del amo y bueno... hemos visto cuán caro ha ido pagando ese goce, que es perverso. Pero tampoco hay que irnos a los famosos, en cualquier familia puede haber "el que tiene todo el dinero". "el que sabe todo", "el que nos entiende a todos", y cualquier cantidad de variantes que remiten a lo mismo. La consecuencia de ese goce es que tiene que pagarse y el pago está relacionado con la muerte, porque a fin de cuentas ese goce esta al servicio de una imagen "ser el que tiene todo el dinero" o "el que sabe todo". Cuando la persona se coloca en ese lugar entonces lo que muere o se eclipsa o está oculto es su deseo. Eso conduce a la muerte. o al descenso, para seguir con la metáfora futbolera.

Romina Natalia Moreno: Lo que hace falta (si falta en el mejor de los casos) entonces es la falta. No creersela. ¡Que cosa tan difícil! Y otra pregunta ¿Qué pasa con el Super yo del siglo XXI?

José Langoria: Todos los seres humanos estamos inexorablemente en falta, porque es inherente a la condición humana. Aunque haya personas que la repriman, la reniegan o la forcluyan. Una buena pregunta pero muy difícil de responder, pero tengo esperanzas.

Romina Natalia Moreno: yo también tengo esperanzas, pienso que lo que permite al sujeto no alienarse en el deseo del Otro ni ser objeto de su goce es la capacidad creadora. Mientras exista y se fomente la capacidad de crear que tiene cada ser humano, existirá esa esperanza que tenemos de que la muerte del deseo no tenga lugar.

Nora Cecilia Lemmo: En realidad no es tan fácil decir adios a los Amos y tampoco escuchar el goce del Uno, para eso hace falta mucho análisis.

Gustavo Cappelli: Quizás no sea de una vez y para siempre decir a-dios a los amos.

José Longoria: Habría que ahondar en aquello de "quizás no es de una vez y para siempre decir a-Diós a los amos". Porque como buen obsesivo, también tengo la duda. Cuando se está en análisis este proceso de ver caer los amos se da como en aproximaciones sucesivas. A veces da la impresión de caminar en círculo y volver a toparse con los mismos fantasmas. Pero esto no es exacto, porque cada vez que te los vuelves a topar no son los mismos, cada vez tienen más agujeros, hasta que un día te das cuenta que no están o ya son otra cosa, se han re-significado. No puedo atestiguar que pasa después de un fin de análisis. Pero he visto personas analizadas que incluso se han convertido en psicoanalistas y se vuelven algo así como adoradores de sus mentores. En sus publicaciones agregan como bibliografía todos los libros del "gran hombre" que les ha enseñado lo que saben. Aunque no sean los más ilustrativos o incluso ni siquiera estén relacionados directamente al tema tratado. Eso evidencia que algo retoña; pero, ¿realmente es porque algo "nunca termina de irse" y eso es normal, o, porque no se ha terminado el proceso?

Gustavo Cappelli: Si eso lo noté demasiadas veces en los que se postulan en ese lugar de fin de análisis, los he escuchado repitiendo frases de esos “mentores” sin que el texto lo justifique, pero quizás la cuestión pase por el porcentaje de cinismo que queda al final del proceso, si es demasiado debe ser difícil volver a hacer lazo y si es muy poquito se esta muy muy agradecido a su mentor.

José Langoria: Por cierto que Lacan mismo, constituye un caso ejemplar. Es difícil no impresionarse ante esa erudición. Aunque a fuerza de leerlo uno logra percibir las poses y los artilugios que utiliza para calzar bien en ese papel. No es que el hombre no fuera brillante, lo era. Pero además sabía engrandecer y vender muy bien esa imagen. Volvemos a lo de la imagen. Hay un libro "Un amor de transferencia", que disfrute mucho. Son los apuntes de una analista que estuvo en control con Lacan en los últimos años de su vida (de Lacan). En comentarios de ésta mujer puede entreverse el ser humano que fue Lacan.

Romina Natalia Moreno: Me parece que atravesar el propio análisis debería dejarnos parados en otro lugar diferente del lugar desde donde partimos pero mientras hay vida e inconsciente se retorna de alguna forma a los mismos senderos aunque se los transite de manera diferente, es decir, es en mi humilde opinion, un proceso que no se termina, mas bien se termina en una transformacion pero se puede retomar en ese mismo punto como volviendo a comenzar.

Gustavo Cappelli: De una vez y para siempre, es un poco exagerado, no lo puedo evitar, cuando exagero con estas palabras es que todavía habita en mi discurso algo de mi fantasma. Pero no puedo a veces precisar cuando alguien no busca héroes y se convierte en su propio héroe o no vacila, y va directo al acto. ¿Quién puede decir? Yo no vuelvo más al análisis

Romina Natalia Moreno: Estoy de acuerdo, de resistencias esta hecha la cuestión...

 

Dirección de correo electrónico
  • Jose Longoria: jld_psi_2009@hotmail.com
  • Romina Moreno: romina200679@hotmail.com


TITULO de la OBRA: El saber no ocupa lugar
FECHA: Abril 2011
LUGAR:
ACTORES:

La neurosis y la psicologia


DIRECCION: El siguiente es un relato que aportó un allegado al trabajo del inconsciente, cuenta la aventura de una consulta a un psicologo en un momento de su vida. agradecemos a Pablo Gastón Garcia que nos acercó esta historia.
LINK:

COMENTARIO:

"El saber no ocupa lugar". "Un amante en el psicólogo".

por Pablo Gaston Garcia

Luis dejó su matrimonio llevando sus perros y los gatos de Erika, por que ella no disponía de tiempo para cuidar los bichos, como le solía decir a los animalitos. Con el resto de las pertenencias de la pareja se quedó ella.

La vida de separado lo condujo a tener varias novias. Este hombre de cincuenta años recién cumplido explicaba las separaciones argumentando que eran mujeres divorciadas que tenían a su cargo más de un hijo y eso lo colocaba en desventaja a la hora de disfrutar de los feriado, fin de semana y vacaciones.

Y que aunque él siempre se acomodaba a las circunstancias, ellas querían más. Hace unos meses procura mantener relaciones de amante, sin compromiso, pretendiendo garantizar de esa manera lo que el gusta en llamar: sexo seguro.

Desde un principio de la relación declara que tiene esposa y un hijo, para eso lleva la foto de su sobrino que se parece un poco a él. Luis pensó que con esa estrategia detenía las demandas, pero al cabo de un tiempo de estar saliendo los reclamos volvieron a aparecer, faltando el respeto al contrato inicial de amantes. Los reclamos van desde el simple: “que bien que me siento con vos me gustaría que esto no fuese todo y estuve pensando……..”, hasta el punto de desconocer las condición iniciales de la relación y preguntar por un: “¿qué somos nosotros?”.

Como el amor no se le acomodaba, tuvo una serie de entrevistas con un psicólogo, le aseguraron que se trataba de un tratamiento breve y focalizado, obteniendo los resultados deseados en pocos meses. El psicólogo le aseguró que el problema estaba en su conducta, que su comportamiento se acomodaba mejor al de un esposo considerado o un amigo íntimo que al de amante, y ni hablar de los regalos costosos que hacía a sus amadas. Le explicó que está bien dirigirse con atención a los seres vivos pero que en cuestión de amantes ese estilo no lo beneficiaba, que no era conveniente enviar mensajes para saludar y desearles un buen día o al final del día preguntarles: “¿cómo te fue hoy?”.

Luis intentó seguir algunas sugerencias del profesional, como por ejemplo:

1-Enviar mensajes tan solo con la hora y el día a encontrarse y despedirse con un beso o hasta la fecha del encuentro.

2- Encontrarse a mitad de camino y no pasar a buscarla en taxi desde la otra punta de la ciudad y llegar después de ella.

3-Dirigirse directamente al hotel de alojamiento y no demorarse tomando cafés y mucho menos ir a cenar o al cine.

4- Solo festejar el cumpleaños de la mujer de turno llevándola a un albergue más costoso.

5- Regalos impersonales como flores o bombones. 6- Luego de tener relaciones hablar de sus hijos y de lo imposible que le sería la vida viviendo lejos de ellos.

El psicólogo le quería hacer entender que con su conducta daba esperanza, alentaba a otro tipo de relación y confundía a sus partenaires. Luis sabía que alguna razón tenía el licenciado, que debía comportarse de manera tal que logrará dejar a la amante en la ansiada espera, sus amigos siempre le decían que se dejara atender por las mujeres como si fuese un Rey, que desaprovechaba su look de galán. Luis fue concluyendo que las mujeres no respetan los acuerdos, y que todas quieren casarse.

Con el tiempo se acostumbró a abandonar sus amantes cuando le demandaban otro tipo de relación. Aunque el preferiría tener una relación estable y no andar chateando por Internet o aprender a bailar tango para conocer mujeres.

Con las más jóvenes lograba acceder a las primeras citas pero luego de un tiempo lo ignoraban como el espíritu de la película Ghost, que atravesaba a los mortales.

En una charla sincera con un amigo confesó que no entendía cuál era el problema, que si bien sabía lo que le pasaba, según argumentaban los otros, no lograba cambiar su conducta, no podía dejar de atender a los demás, afirmaba que él era un tipo cariñoso y considerado que no se iba a convertir en una canalla, que él supo lo que es no tener a alguien que no te atienda, inmediatamente sacó su celular para enviarle un mensaje a su nueva cita.

Dirección de correo electrónico:

pablogarcia.garcia186@gmail.com

 




 
Arte en Psicoanalisis © Todos los derechos reservados
E-mail: info@arteenpsicoanalisis.com.ar
EASYweb Diseño & Hosting
www.easyweb.com.ar