Inicio Nuestra Propuesta Artistica Articulos en Psicoanalisis Actividades Galeria Contacto

Cine
Plastica
Literatura
Teatro
Danza



facebook
CINE

Notas 1 - 10 de 39

TITULO de la OBRA:In treatment
FECHA: 2015
LUGAR:
ACTORES:
DIRECCION:

COMENTARIO:

¿EN-AMOR(amientos) EN ANÁLISIS?

por Romina Natalia Moreno


Cuando cursaba Psicología Ética y Derechos Humanos en la carrera, nos presentaron un episodio de "In Treatment" la serie hoy se emite en nuestro país por canal 7 con el nombre traducido "En Terapia". 
Ese episodio narraba la historia de Laura, un personaje que cuenta en una sesión una situación que vive con un hombre en un bar y al mismo tiempo cuenta de la relación con su pareja, ella se encuentra dividida entre el amor que le solicita su novio y el deseo que se juega en una situación de sexo casual en el bar con un desconocido... 

Llega a la sesión empapada por la lluvia dado que espera durante horas a su analista en la puerta del consultorio aún sabiendo el horario en que correspondía asistir. Su analista la recibe, le da una manta, le prepara un café, le brinda un pañuelo para secar sus lágrimas y nosotros haciendo honor a nuestra posición de estudiantes, juzgábamos si era correcto ese tono de atención con una paciente, el roce, la cercanía... juzgábamos la fenomenología del asunto y no el decir que allí daba cuenta de que la cuestión pasaba por otro lado…

Laura comienza diciendo entre lágrimas que había ido a un bar y que después de unas miradas que cruza con un hombre ella se va al baño, él la sigue y que allí estaban por tener sexo pero ella piensa en alguien y se niega, con el descontento del hombre que la trata de una especie de niña inmadura por hacer eso en esa situación poniéndose realmente agresivo…Laura logra escapar y queda muy angustiada. 

Le confiesa a su analista que no pensaba en aquél momento en su novio, que sea dicho de paso, aguarda una respuesta por parte de ella que la comprometa en la relación, decisión, que ella viene postergando. Laura dice que ni siquiera pensó en él; que en quien había pensado era en su analista… Pensaba en qué pensaría y diría él de ella si tenía sexo en el baño con un desconocido; continúa luego declarándole su amor, que no lo ve como analista sino como hombre y que no podía dejar de pensar en él y de imaginar ciertas escenas amorosas.

El analista, responde con una frase: “Laura, soy tu terapeuta, no tengo permitido pues no resulta ético consentir a tener una relación con un paciente, no es ético”. 

Esgrime la frase a modo de escudo defensivo, pues quien realmente estaba angustiado frente al deseo del Otro era él y no Laura… él estaba implicado allí como hombre, interpelado por su goce y sale disparado de la función de analista con esa respuesta que no dice nada, en vez de tomar el guante con que lo reta su paciente, para devolverle su propio mensaje invertido, para hacerle escucharse y hablar de lo que realmente estaba en juego…

Laura, solicita ir al baño, él se lo permite y ella tan solo se encierra allí, se mira en el espejo, espera.

Él, quien seguramente creía conscientemente que actuaba movido por su buen juicio (moral) como analista, se levanta y se acerca a la puerta del baño para saber si ella estaba bien y esperar a que abra la puerta…

Ella estaba muy bien, hay que decirlo, porque había logrado en un fantastico acting out, pescar al analista y sacarlo de su función para ella seguir gozando neuróticamente y confirmar su fantasmática, lo que ella es para el Otro, para el hombre; había logrado perseverar en su neurosis y en su resistencia a no querer saber sobre lo que estaba en juego en ese enamoramiento de su analista…en la relación con los hombres en general y con cada uno… y claro que lo ve como hombre, pues él se ha mostrado como tal en esta situación, no sabemos antes, pero en esta situación sí y él cree que no ha perdido su buen juicio profesional y ético frente a esta bella mujer/paciente.

En fín, mucho se habla de que hay pacientes que se enamoran de sus analistas y lo raro sería no que suceda. 

Una parte del tratamiento se juega en la senda de la sugestión, aquello que le permite al analista ser depositado por parte del analizante, eb el lugar de sujeto supuesto saber, como aquél que sabe y puede ayudarlo a aliviarse… y el sujeto con solo hablar se alivia, esto hace que surjan el agradecimiento, el nombrar en todas las situaciones al analista, el recomendarlo a otros conocidos, todas supuestas demostraciones de un tierno afecto. En estos momentos el análisis parece producir muchas modificaciones en la vida del analizante, pero no son artificio del analista, sino del amor en juego por parte del primero quien cumple con el analista, que como aquel que ocupa el lugar de quien sabe y brinda la respuesta (¿Cómo un padre o madre, como un hombre o mujer amado?), se merecería la obediencia y el respeto, por lo tanto introduce modificaciones por si mismo.

Si el analista no se engaña sabe que este momento pasa, que si hace bien su trabajo y que si efectivamente está en función, este tiempo de mieles se termina…

Aparecen otras pasiones en el paciente, de pronto éste se ausenta, llega tarde, se queja por cualquier motivo diciendo que el analista dice o hace tal cosa que lo perjudica o que el análisis simplemente no da resultados, que se siente peor.
Claro que sí, los síntomas que produce un análisis se recrudecen a medida que se avanza en las determinaciones inconscientes que al sujeto lo mueven en sus elecciones, cuando el goce se comienza a drenar de aquellos circuitos montados sobre el principio del placer que sin embargo generan tanto sufrimiento; los síntomas son un goce que no quiere sublimarse, que no desiste, al contrario, insiste y se aferra, porque el síntoma forma parte de la identidad, del Yo, es ego-sintónico y nadie quiere perder-se así no más.

Pero también puede suceder que lo tierno que se describía mas arriba, dé paso a lo erótico y surjan estas declaraciones de amor, estos intentos mediante el acting out por ejemplo ( vestirse provocativamente, mostrar o ocultar partes del cuerpo para insinuar, hablar de ciertas cosas y no de otras, montar escenas varias donde efectivamente se pone el cuerpo…) en búsqueda de obtener satisfacción a las demandas de amor, una correspondencia a una atracción sexual y amorosa que ha tenido surgimiento por parte del paciente. 

No obstante, los modos transferenciales: tierno, erótico u hostil, son formas de resistencia al tratamiento por parte del paciente, están al servicio, las tres, del no querer saber pero también están en función de convocar al analista a intervenir, son aquellas piedras en el camino que van señalando la senda, si el analista las obvia lo mas probable es que se tropiece y caiga de su posición, si en cambio, las recoge puede intervenir desarmando una senda para armar otra.

En un análisis el analista está en tanto función (no en tanto sujeto) ¿cuándo? Cuando escucha al inconsciente y es capaz de intervenir desde su deseo de analista en favor de que el analizante reciba el propio mensaje de forma invertida, cuando puede hacer que éste sepa a quién le esta hablando cuando habla, al Otro y cuál es su posición subjetiva frente a él. Cada intervención, cuando hablamos de neurosis, tiene que producir una rectificación subjetiva, una pregunta, una fuga de sentidos establecidos para abrirse a Otro sentido o tal vez, tolerar el sin sentido… hasta calar un poco mas en lo no sabido y de repente perderse del lugar donde obtura la falta en el Otro… dejando de ofrecerse como algo que no es y que le causa los padecimientos que soporta para com-placer.

Entonces, queda claro que el enamoramiento es un intento nada mas, en el análisis y fuera de él; enamorarse no es acceder a la posición que el amor realmente solicita, que es a la de saberse en falta, tolerar-la falta en el Otro. A veces, el enamoramiento es para no acceder al amor, como el enamoramiento de la histérica que se provee de un deseo insatisfecho; o el enamoramiento del obsesivo que se provee de un deseo imposible… 

El enamoramiento es verdadero, el que se produce en el análisis es idéntico al que se da fuera de él, lo distinto reside en que si el analista está en función, maniobra con él a favor de lo dicho anteriormente, no satisface la demanda y se produce una posibilidad para el amor en la vida del analizante, obviamente con otro sujeto que no es el analista; esto es lo que se llama poner en juego el principio de abstinencia, que no es el retribuir sexual o amorosamente al paciente sino el de abstenerse de ofrecerse como hombre o mujer, padre, madre, hijo, maestro, como sujeto, allí (lo que tiene que poder lograr en un análisis propio el analista: la destitución subjetiva), para que analizante trabaje construyendo una posibilidad para sí de decidir esclarecido para el amor y no enceguecido en el enamoramiento.

Si sucede que usted va al analista y cuando confiesa su amor es correspondido en los mismos términos, entonces, ese ahí no es su analista. No necesita autorización de nadie, ni él/ella ni usted, para que ambos salgan a tomar un café, casarse o ser amantes… aunque cada uno corre con los costos de la elección que acaban de hacer… pero NO es sin costos… y puede que ambos necesiten, por otro lado, sendos, consultar a un analista, pero de nuevo, es una decisión que implica responsablemente a cada uno… 

En el amor se anda sin garantías y el enamoramiento parece darlas todas.

  



TITULO de la OBRA:Enredados.
FECHA: 2010, Disney
LUGAR: USA
ACTORES:

Dibujos animados, aventuras, romance


DIRECCION: Nathan Greno y Byron Howard

COMENTARIO:

La pregunta histérica y el pasaje del “encerrados” al “enredados”.

Por Romina Natalia Moreno

La película está basada en la historia de Rapunzel, escrita por los hermanos Grimm; Disney en el año 2010 decide hacer su propia versión con algunas variaciones, así es como llega a los cines  “Enrredados”, la historia de una reina que sufre complicaciones en el parto y gracias a una flor mágica que tiene el poder de curar a los enfermos y devolver la vida a los moribundos, logra hacer nacer a una niña  nombrada Rapunzel. Esta flor era el tesoro de una mujer llamada Gothel quien poseía como único interés mantener su belleza y juventud, para  ello se servía de los poderes de la flor hasta que ésta fuera tomada para salvar la vida de la reina y de su hija. Rapunzel nace con el poder de esta flor concentrado en su larga cabellera dorada, Gothel conoce que esto es así y rapta a la niña, llevándola a una torre en medio del bosque para criarla como a una hija propia y servirse así de los poderes de su cabello. Todo se mantiene así hasta los 17 años de la joven quien anhela, como regalo de cumpleaños, salir de la torre para ver de cerca unas misteriosas luces que aparecían en el cielo cada día en que ella celebraba un año más de vida; Rapunzel se pregunta  “¿cuándo mi vida va a comenzar?”… Madre Gothel, le niega la posibilidad de salir afuera, esgrime todo tipo de riesgos y amenazas que acechan en el mundo exterior y concluye: ¡“madre sabe más”! esa es su sentencia. Rapunzel se entristece pero no claudica en ella esta pregunta ni tampoco el anhelo de salir a conocer el mundo. Un buen día la jovencita inesperadamente recibe la visita de un ladrón, Flynn Rider, quien llega huyendo luego de cometer el robo de una corona. Rapunzel lo desmaya y encierra, para después interrogarlo acerca de sus intenciones, sin muchas opciones, decide hacer un trato con él; ella no lo entregaría a la policía y le devolvería su botín, a cambio de que él la escoltase en el viaje a ver esas luces en el cielo. Entonces pactan y la joven cuando regresa su madre la engaña para poder huir de allí. Efectivamente huyen y viven una aventura que trae sus consecuencias.

            J. Lacan mencionaba que el Deseo Materno siempre es devorador, tiende a serlo y es por ello que, para el hijo, tener un padre maltrecho es mejor que no tenerlo; si funciona como padre mínimamente, ese hombre operará para que el hijo no quede atrapado al servicio de satisfacer a la madre pero también se plantea la decisión de ese hijo; aunque las determinaciones del Otro son innegables, existe un pequeño margen de elección y el sujeto elige, ese hijo puede elegir, a veces elige eludir el conflicto y entonces aparece la neurosis, aparecen los síntomas que dan cuenta de una transacción que le permite gozar de manera masoquista, se satisface y se castiga al mismo tiempo en el síntoma por haber deseado lo prohibido, eludiendo así el acto que implicaría separarse, desobedecer la postura de quedar bien con el Otro y de paso puede negar que el Otro no está completo, está fallado, ahorrándose una gran desilusión: la castración.

Nuestra protagonista, Rapunzel, se pregunta “¿cuándo mi vida va a comenzar?”, encerrada entre las paredes de su torre, inventa muchas ocupaciones pero éstas no la distraen de unas luces en el exterior que la interrogan;  capta que pueden tener que ver con ella dado que solo aparecen en el cielo el día de su cumpleaños. Rapunzel se inventa un deseo que la separe de su madre, quien hace de todo para que la jovencita no necesite nada que la pueda impulsar a dejar la torre, sin embargo, nada le basta a Rapunzel, ella insiste para obtener el permiso de su madre que intenta asustarla enunciando toda clase de riesgos y peligros en el exterior. Madre Gothel, conserva en su hija, nada más ni nada menos, que la fuente de su juventud, mientras tenga a su hija con ella, no envejecerá ni morirá; si Gothel se queda sola se muere.

            J. Lacan mencionaba que el Deseo Materno siempre es devorador, tiende a serlo y es por ello que, para el hijo, tener un padre maltrecho es mejor que no tenerlo; si funciona como padre mínimamente, ese hombre operará para que el hijo no quede atrapado al servicio de satisfacer a la madre pero también se plantea la decisión de ese hijo; aunque las determinaciones del Otro son innegables, existe un pequeño margen de elección y el sujeto elige, ese hijo puede elegir, a veces elige eludir el conflicto y entonces aparece la neurosis, aparecen los síntomas que dan cuenta de una transacción que le permite gozar de manera masoquista, se satisface y se castiga al mismo tiempo en el síntoma por haber deseado lo prohibido, eludiendo así el acto que implicaría separarse, desobedecer la postura de quedar bien con el Otro y de paso puede negar que el Otro no está completo, está fallado, ahorrándose una gran desilusión: la castración.

            Madre Gothel encarna la histeria de manera magistral, la belleza que ella anhela mantener es para poder negarla, sumida en su bella indiferencia; desvaloriza a su hija, la trata como incapaz de defenderse, intenta provocarle sentimientos de inferioridad y engendrarle culpabilidad, tratando de dejarle bien en claro que es porque la ama que la cuida tanto. Ahí, en ese momento que enuncia el amor, tal vez Rapunzel comienza a plantearse que una madre que ama también cede y perdona, que tal vez si ella decide cruzar los muros de la torre, será perdonada y recibida de nuevo; es que al mismo tiempo que una madre demuestra temor de perder a un hijo, señala a este hijo que se puede ir, que tiene capacidad para ello; es la trampa en la que cae Gothel sin querer; esa es la trampa realmente que la hace perder a Rapunzel.    

La pregunta histérica es acerca de qué es ser mujer, una madre no es una mujer y mientras más se comporte como madre, menos quiere saber acerca de ello, pero no por esto la pregunta deja de insistir, aparece en síntomas y hace que esa madre trastabille hasta tener que confrontarse con que los hijos se van, a pesar de todo.

Rapunzel se va, elige un hombre, confía en él, busca su identidad y descubre quién era para esta madre que cae automáticamente de ese lugar, no solo por el hecho de que la jovencita se reencuentra con sus padres biológicos, sino porque una verdadera madre no hace de los hijos un tapón para su propio deseo y Rapunzel ya lo había descubierto mucho antes, esas luces fueron las excusa necesaria en el afuera, esas luces que un hombre la ayuda a descubrir, un hombre que no es el príncipe azul de Cenicienta o la Bella Durmiente, sino un ladrón, un hombre cualquiera, fallado pero un hombre al fin, eso a lo que la histérica se identifica pero no puede amar. Hace falta desandar la pregunta para que en la histeria un hombre o una mujer pasen de estar encerrados en el fantasma a estar enredados entre ellos, aunque nunca puedan volverse uno y siempre sumen dos.

 

 

 

 

 



TITULO de la OBRA:Ni una sola palabra de amor
FECHA: 2011
LUGAR:
ACTORES:

Andrea Carballo


DIRECCION: El "Niño" Rodriguez

COMENTARIO:

Ni una sola palabra de Amor o María Teresa, No hay relación sexual.

por Romina Natalia Romero

Una lectura interesante que Hace Romina Moreno acerca del amor sus demandas y la repetición en un cassette.

El director cinematográfico Javier "El Niño" Rodriguez reseña:
Un casette grabado con mensajes fué encontrado dentro de un contestador telefónico usado. A través de esos llamados conocemos la increíble historia de Enrique y María Teresa: una mujer que espera recibir el llamado de un hombre que no responde nunca. Diez años después, sobre este audio, completamente auténtico, está montado este cortometraje.
Con las voces originales de sus protagonistas, el video muestra la ansiedad, bronca, reclamos y amor de María Teresa, a partir de los consecutivos mensajes que le dejaba grabados en el contestador de su pareja, Enrique, quien después de 10 llamados, a lo largo de todo un día, responde, con desgano y sin pronunciar "ni una sola palabra de amor".
(http://www.lanacion.com.py/articulo/138623-ni-una-sola-palabra-de-amor-furor-en-youtube.html)
Fragmento de palabras de María Teresa:
“Ni una palabra de amor”.
“(…) Lamentablemente siempre hablo con un “aparato”, como cuando hablo con vos, hablo sola.
Me pedís un toallón y una toalla ¿no es una ambivalencia? Venís a hacer una propuesta para volver y me pedís un toallón y una toalla ¿Qué quiere decir eso?
El tratamiento psiquiátrico que necesitas o psicológico o lo que sea, no me lo pedís concretamente no lo propones concretamente y es por si las moscas y después la ausencia, ausencia, ausencia, ausencia, ausencia en toda mi vida y no amor, jamás, ni una sola palabra de amor, ni una sola palabra de acercamiento, ningún proyecto en común, ninguna responsabilidad por nada.
¿Cómo no te voy a responder de la manera que te respondí? Ahora respóndeme vos porque yo tal vez no tenga otra manera más que esa, vos me generás eso. (…)”
En la página de Arte en Psicoanálisis, anteriormente habíamos publicado un artículo acerca del Amor para el Psicoanálisis y dentro de ese trabajo decíamos:
"Cita J. Lacan en “Campo y función de la palabra”, un fragmento poético: “Entre el hombre y la mujer, hay el amor/Entre el hombre y el amor hay un mundo/Entre el hombre y el mundo hay un muro”. Lo que hay es una falta de proporción entre el goce fálico y el goce femenino que hace a las mujeres para los hombres otra especie y a los hombres para las mujeres, otra también. En nuestro auxilio para explicarnos esto podríamos citar a la escritora Isabel Allende, quien en su último libro titulado “Amor” dice: “Para las mujeres el mejor afrodisíaco son las palabras, el punto g está en los oídos, el que busque más abajo está perdiendo su tiempo y nos lo hace perder a nosotras.” El goce femenino no está localizado, restringido como en el hombre, que goza con el órgano limitadamente; la mujer goza con todo el cuerpo y el cuerpo se contornea con palabras, toma su forma y se nombra en las palabras, se conmueve allí realmente, aunque las palabras no puedan nombrarlo todo."
Teniendo en cuenta estas palabras y al escuchar a María Teresa podemos pensar lo certero del desencuentro entre mujer y hombre, desencuentro que sin embargo deja marcas en la vida de cada quien, en los cuerpos y en el tiempo. Podemos percibir el poder de la palabra moldeando el cuerpo, la actríz que encarna la presencia de María Teresa, maravillosamente, nos muestra su afectación por esa palabra de amor que ella espera y que no llega y como con el simple "hola" de su Enrique todos los tonos cambian, el de la voz, el del cuerpo mismo.
La historia del después la conocimos en los medios, María Teresa y Enrique volvieron a estar juntos, vaya a saber cómo, para qué o hasta cuando...no interesa, lo que realmente testimonia su historia es que a pesar del desencuentro hay encuentro y eso sea el amor tal vez.
https://www.youtube.com/watch?v=sNkzk95uAP0 Enlace para ver el video completo



TITULO de la OBRA:Le prénom el Nombre
FECHA: 25:04:13
LUGAR: Francia
ACTORES:

Charles Berling, Guillaume De Tonquedec, Judith El Zein, Patrick Bruel, Valerie Benguigui


DIRECCION: Alexandre De La Patelliére,

COMENTARIO:

El Nombre 

por Gustavo Cappelli

Invitar a cenar a algunos amigos, aquellos que nos acompañan en casi toda nuestra vida y en este caso también un familiar como  un hermano, es siempre una oportunidad de recorrer senderos bien conocidos y hasta en cierta forma cariñosamente aburridos, pero con la expectativa de encontrar allí algo que escapa a la repetición, en definitiva un más de los mismo pero diferente, sostenido en este caso por un fino y encantador humor.

El humor, el chiste, el equívoco, lo no dicho, lo dicho a medias, el mal entendido se sirve en la mesa como plato principal de estos cinco comensales. Y como en toda amistad, un tema inesperado puede encender una acalorada discusión, que en esta ocasión es el nombre que elige el futuro papá para su primer hijo, nombre que es rechazado por todos. A partir de allí la conversación se desliza en discusiones y revelaciones que van involucrando hasta el viejo amigo de la pareja que pretendía mantenerse al margen.

En verdad me gustó porque  nos pone de frente a aquellas relaciones donde hay cosas que no son dichas desde el principio, el presente los va sepultando en el silencio, así se esconden verdades y suposiciones en la cordialidad de los burgueses civilizados, en conservar las apariencias, que en esta discusión va desnudando un barniz intelectual que se usa para seguir escondiendo otra cosa.

 Entonces una broma, un chiste, un nombre, una nominación para un hijo es el diparador en este caso para defender fantasmas, prejuicios, una apariencia de clase media, llegando a producir heridas que por momentos parece que el film los congelara pero, y aquí está el “pero salvador” de este film; el recurso del humor  vuelve a poner en circulación la preciada y depreciada palabra.

Así un diálogo a destacar es cuando el amigo invitado se entera que desde hace años lo llaman en secreto por un “Sobre nombre”  y pregunta intrigado,  exigiendo enterarse de cómo lo llaman en secreto, y otro le responde: “no querrás saberlo”.

Y en verdad este film  se trata de eso de querer saber a partir del chiste, y del no querer saber de las marcas, los nombres que vienen del otro, que uno puede o no reconocer como faltas, como defectos, debilidades.

Presten atención a la introducción del film donde van presentando los personajes, pues hacia el final del film se terminan de develar las mezquindades,  obsesiones, lo dicho a medias.

 Se puede apreciar una lógica en los personajes a partir de una broma, un nombre para su hijo, que va desde como uno  cree que lo ven o le gustaría ser visto, lo que se defiende con la razón, con lo supuestamente esperado, hacia el punto de lo que salta con el chiste, con el sobre-nombre,  con lo inesperado, dando lugar a otra versión.

Lo no dicho, o dicho a medias, explota en la mesa de reunión, desnudando a un grupo de comensales que ya no pueden disimular. Pero que el recurso del humor los mantiene en la mesa de re-unión.      

      



TITULO de la OBRA:The Truman Show
FECHA: 1988
LUGAR: EEUU
ACTORES:

 Jim Carrey y Ed Harris


DIRECCION: Peter Weir

COMENTARIO:
The Truman Show El show de Truman (una vida en directo)
El nombre Truman es homófono en inglés a ´pTrue man, que se traduce como "Hombre verdadero", en alusión a que es lo único real en un mundo ficticio.

por Romina Natalia Moreno
Lo curioso es que lo que dice el personaje de Ed Harris, "Christoff" (????? cristo? dios?) dice: "si él quisiera realmente irse, si tuviera mas que una vaga ambición, si estuviera completamente determinado, encontraria la verdad y podría irse, sería libre de hacerlo".
Viendo "The Truman Show", que pelicula! todos los que cursamos etica en la catedra de Fariña de la UBA leemos un articulo sobre esta pelicula. Es asombroso pero ese cambio de posicion de Truman, cuando se anima a desafiar su peor miedo, se encuentra nada mas y nada menos que con la verdad, esa verdad que lo cambia de posicion y le permite no seguir siendo el titere de un gran Otro perverso. Se enfrenta a un devenir incierto que aguarda detras de esa puerta que el abre, un devenir desconocido, el encuentro con ese real. Esa incertidumbre que le aguarda es el precio de su libertad. Eso es lo que se logra con un psicoanálisis, una incertidumbre que da paso a un sujeto responsable y libre, mucho mas libre. No por nada el protagonista se llama TRU(e) MAN, ¿no?


TITULO de la OBRA:LIFE OF PI o Una aventura extraordinaria
FECHA: Diciembre 21, 2012
LUGAR: Estados Unidos
ACTORES:

 

Suraj Sharma, Irrfan Khan, Rafe Spall, Gérard Depardieu, Tabu

 


DIRECCION: Ang Lee

COMENTARIO:

 

 

Una aventura extraordinaria u ordinaria

por Gustavo Cappelli

 

El protagonista es un muchacho hindú que crece fascinado por su entorno, y que además le gusta contar historias. Busca las versiones del sentido de la vida sin cesar. Sus padres tienen un zoológico en la india el cual deciden mudarlo y  para eso deben cruzar el pacífico en un buque japonés donde se pude apreciar a un maduro Gérard Depardie  que hace de cocinero. Pero  el hundimiento del buque en una noche de tormenta  lo deja a la deriva en un  bote salvavidas con algunos animales que se salvaron del  naufragio. Comienza una historia de náufragos en lucha por sobrevivir. Se sirve de la compañía de una tigre de bengala  para mantenerse con vida,  el miedo a que el tigre lo coma lo mantiene despierto, al cual lo debe mantener alimentado y  ganarse un espacio dentro del bote.

Como en la vida misma donde algunos sujetos  se hacen de una compañía,  de un otro  que los vincula con un goce muy particular el del miedo y ese miedo los hace producir,  les da un objetivo, sin el cuál se encontrarían a la deriva. Esperar de un otro el reconocimiento,  de su existencia, una sanción de sentido, que lo espera en un saludo. Esto le sucede al joven Pi Patel  que cuando son salvados y el tigre es retirado, quiere que al menos, el tigre se detenga a darle una ultima mirada de despedida, una mirada de saber, que le haga creer, sobre lo vivido, como algo que recordaran siempre. Esto hacemos los sujetos con el Otro, le damos vida, le adjudicamos sentido, lo hacemos hablar por nuestra propia condición de parletres.

Pero es un dialogo solitario, como en este caso con el tigre, que solo es un animal, fuera del lenguaje. 

 

Pd: Los efectos en 3D, dejan impresiones perceptivas, que frente a los animales de nuestra cotidianeidad( mascotas), toman cierto rasgo que nos hace sentir en un pequeño naufragio con sobresaltos….pero por suerte solo es momentáneo.

 

 

 



TITULO de la OBRA:Ted
FECHA: 2012
LUGAR: EE.UU.
ACTORES:
Mark Whalberg, Mila Kunis,

DIRECCION: Seth MacFarlane. .

COMENTARIO:

“Ted” o una mujer a tu lado

 por Gustavo Cappelli

El film propone que entremos en la dimensión de un absurdo,  donde el deseo mágico de un niño, de ocho años, logra que su osito de peluche cobre vida. Y  en verdad el film nos sumerge en esa dimensión, gracias a los desopilantes diálogos. Una vez más, la palabra nos envuelve y nos transporta hasta arribar a la dimensión donde es posible   que un muñeco tenga vida.

Todo va bien para este chico en tanto el oso se convierte en un buen objeto que le permite transitar momentos de su vida,  hasta que una vez crecido, a los treinta y cinco  años, su novia de aquel entonces lo coloca frente a una terrible decisión:  elegir entre el osito o ella. Entrando de esa manera a una comedia de enredos romántica.

La vida con el osito transita entre fumar  marihuana, ver películas de los años 80,  y fiestas con mujeres bonitas versus el compartir con la amada que es protagonizada por  Mila Kunis. que luego de cuatro años de noviazgo no pierde su encanto.

Se podría decir que es algo similar al film “Virgen a los cuarenta” que trataba de un hombre que no podía soltar sus muñecos, los cuales los mantenía en su caja original. Aquí   lo que se debe soltar esta en relación al  amor por una mujer, que hace condescender  este goce con el osito para ir a su encuentro.

 ¿Será así? ¿Hay que soltar los objetos de la infancia para armar otra historia con una mujer? 

Al final del film se puede hallar una de las respuestas a este interrogante, claro que contando con un deseo que se materializa y se cumple, pero como todos los finales de cuento nunca  sabemos como sigue la  historia luego de las perdices.




TITULO de la OBRA:Espejito Espejito
FECHA: ESTRENO EN BUENOS AIRES:
LUGAR: 05 de Abril de 2012
ACTORES:

Julia RobertsLily CollinsArmie HammerNathan LaneSean Bean.


DIRECCION: Tarsem Singh.

COMENTARIO:

 

Espejito espejito o las chicas superpoderosas 

Por Gustavo Cappelli

 

 

Con espejito - espejito estamos frente a un rasgo  de la época que los films exacerban, donde la joven dama pasa de  ser, una sumisa niña a convertirse en una eximia esgrimista, malabarista etc. Casi  como el resultado optimo de algunas psicoterapias, que frente a las demandas actuales solucionan bajo esta lógica del ser-tener la falta.

El protagonismo, es asumir la identidad del saber pleno, característica común en las histerias para poder desde allí, esgrimir sus títulos postizos.

Dando como resultado por ejemplo, el nacimiento de una arquitecta que construye con sus planos y proyectos la de la vida de los otros,  o  como también se convierten en psicólogas dando clases de evolutiva afirmando que su novio es un inmaduro por vivir con sus padres.

Pero volviendo al film el primer hombre de esta chica o sea su padre también esta hechizado, durmiendo un profundo sueño, pero le deja la “daga” y como es de esperar de una mujer dotada con semejante falo elimina al monstruo enviado por la malvada que procura mantener su belleza a través de los mil años, sin recurrir a las cremas antiarrugas, cirugías estéticas, u otras practicas, que  dibujan a  las nuevas brujas de la época.

El muchacho por su parte sale de su reinado en busca de aventuras y como es algo torpe o los enanitos con sus prótesis terminan siendo demasiados astutos dejan a este galán en una posición ridícula, pero llega “Ella”, que se burla un poco y lo rescata. Que lo rescatará todo el tiempo.

 

Un beso de ella bastará para despertarlo

Lo que el príncipe tiene de tonto, es estar enamorado y es ella, la que con un beso lo despertará de ese estado. Claro que es conveniente, porque el hechizo es con la bruja mala, que si esta interesada en el amor (al dinero o al hombre). En este revés, el éxito del final, es que finalmente la princesa y el príncipe están juntos, pero no con un beso y el felices para siempre. Sino con un gran baile de comedia musical, muy diferente al baile de cenicienta.

No es más que el espejito de nuestra realidad.

 

 

 



TITULO de la OBRA:En terapia segunda parte
FECHA: Mayo 2012
LUGAR: Argentina
ACTORES:

Diego Peretti -Julieta Cardinali-Germán Palacios-Ailín Salas-Dolores Fonzi-Leonardo Sbaraglia-Norma Aleandro


DIRECCION:

COMENTARIO:

                      En terapia o In Treatment

Actores o actuar del analista              

Segunda parte

 

Por Monica Magaldo y Gustavo Cappelli

 

In Treatment y el lugar del analista".

 

En la primera parte de  la nota habíamos dejado en;

Las preguntas más habituales son:

 

¿Cómo es la vida de los profesionales?,
¿A caso no les pasan cosas que los afectan?
¿No tienen que hacer análisis para aliviar la pesada carga de los problemas de sus consultantes?
La respuesta es que hacen un tratamiento de sus propios traumas, tropiezos y fijezas y que dicho tratar les permite ir al encuentro del diálogo con sus consultantes advertidos de esas fijezas que se les presentan en su vidas, como la de querer “salvar”, “cuidar”, “ayudar”, “proteger” e “infinidad de otros ideales” que al fin de cuentas no les obstaculicen el escuchar.
La serie también incluye el espacio en que el terapeuta va a un control o análisis, que por momentos ese lugar no queda bien delimitado.
Este es un tema interesante para aquellos analistas que no les es posible desconocer que hay una pata que esta en el propio análisis y que la misma pisa el control o supervisión. Para seguir con la metáfora “pata- tropiezo” puede ser el tropiezo que propone el inconciente. (1)

La casa –Consultorio
Si están juntas puede suceder que sea un más “Casa” que “Consultorio” y a veces al revés. 
Entonces, podemos asistir a un encuentro que va desde el momento en que se abre la puerta de la casa-consultorio del profesional hasta que se cierra, incluso momentos antes con su familia (esposa – hijos) y después con su familia terapéutica (la terapeuta -controladora).

No estamos señalando el espacio real de trabajo, sino la relación significante. Sin embargo, cuando el espacio de trabajo es compartido entre la casa y el consultorio requiere de cuidados, que tal vez, en otra profesión no son necesarios.

Por otro lado, en esa convivencia el protagonista, no hace diferencia, ni cuida los espacios, excepto que se vea en alguna incomodidad subjetiva. Para su paciente enamorada, evita que use el baño de la casa y para la joven atleta le ofrece la ropa de su hija, quien ella conoce. De esta forma, construye transferencialmente lugares complicados, la joven anhela ser como su hija y luego si eso hace obstáculo, no sabrá como resolverlo, fenómeno que se hace evidente con la paciente enamorada.

 

Lo no hablado
Pero por sobre todas las cosas lo que recortamos, -esperamos lograrlo- es ese punto de la transferencia que como decía Freud “no es hablado”, “es actuado”. Momentos muchas veces cruciales para las encrucijadas de un tratamiento.

El analista es el único que en esa dialéctica debe cuidar de alguna manera su decir
Punto por donde el analista es tomado o se deja tomar. Como decía Lacan: hay que colocar al analista en el banquillo.
Vamos a ver que tanto se encuentra de des-subjetivizado en la experiencia. Si le es posible hacer su jugada sin colocar sus fantasmas en la relación con el paciente, que para decirlo rápidamente serian sus fijezas en forma de prejuicios, la ventana por donde ve el mundo, para evitar convertirse en un “director de conciencia”, dirigiendo las opiniones del paciente.
Lacan señala que el manejo de la transferencia depende de la noción teórica que se tenga de ella (2). Las intervenciones del analista, y la noción de interpretación que maneja ese analista determina muchas veces la manifestación de esa transferencia: la transferencia hostil o erótica.

Entonces tenemos dos discursos: el de los consultantes y el del terapeuta.
El del terapeuta se despliega con detalle cuando le cuenta sobre sus pacientes a su controlador. Explica sus intervenciones a la modalidad de: “hacer conciente lo inconsciente”. Sus interpretaciones apuntan a eso y considera necesaria las confesiones de los pacientes sobre lo que les sucede con él - Parece que esa confesión esta más al servicio de satisfacerlo que de aliviar el malestar-. Se termina convirtiendo en una suerte de relación dual, imaginaria, por estar ausentes las intervenciones que deberían dirigirse a implicar al sujeto en su propio decir, en tanto hay un analista orientado en ese trabajo.
Es esperable en un tratamiento que las primeras intervenciones se dirijan a delimitar el malestar del sujeto, aquel que “lo lleva” por la vida más allá de su voluntad.
Este terapeuta no lo desconoce pero se apresura al interpretar. Por ejemplo con el Piloto, no entiende muy bien para que concurre este sujeto, pero igual le interpreta que lo que lo lleva a volver al lugar del bombardeo (escena que cuenta como problematizada en 
tanto piensa en volver a ella) es por culpa. Cuando en realidad, se podría escuchar que se trata del goce en tanto ver a los mutilados de esa aldea gracias a un trabajo bien cumplido, despliegue y ostentación que describe en la sesión por su buen desempeño en su misión.

Lo mismo sucede con la paciente Laura, a la que le “quiere hacer ver”, le hace eco de sus palabras: fue Ud. la que dijo “ultimátum”, ante una discusión que describe con el novio, donde ella mencionaba que el la había ultimado. Por supuesto que lo sugirió la paciente, salió de su propio cultivo, del cultivo de su discurso. Por momentos las sesiones se convierten en un debate, una confrontación. Ya que el no deja de interpretar; hasta hace de ayuda memoria, asocia por ellos, les trae los recuerdos de su infancia y los enlaza con el presente. Es un trabajo especular, donde se le exige al paciente que acepte, que esta “poniendo en acto” bajo transferencia algo de lo vivido. Esto nos lo expresa la paciente Laura cuando le confiesa su amor hacia él y el terapeuta cree deshacer ese fenómeno transferencial recurriendo a explicitarle el famoso encuadre, como si dijera; “usted perdone pero no podemos tener sexo, no me lo permite la sociedad psicoanalítica, no es que yo no quiera.”

“Nosotros que nos atendemos tanto”

Es verdad , que el terapeuta la contiene y le ofrece alivios: “ usted y yo somos un “nosotros”, no me canso de decirlo, no se trata de un semblante para los fines analíticos el utilizar el “nosotros”, es en verdad un “nosotros” que nos atendemos tanto, de hecho yo le doy calor, la cubro con la frazada si tiene frío, le hago un te y le es permitido vomitar en mi alfombra barata si le da arcadas, pero no más, mi investidura profesional no me permite ir un poco más lejos ”.
La reacción ante este acto vivido como un rechazo, claramente nos lo enseña la histérica, al devolverle Laura al terapeuta una serie de comentarios que dejan en evidencia su propia falta, le hace confesar en la “puerta” su ardor por ella.

Sin cierre, sin conclusión
Al no existir una “conclusión” en esos encuentros todo se juega en la “puerta”, hasta el piloto le dice; “deséeme suerte”, y el terapeuta le hace caso. Podríamos ensayar diciéndole; “usted no la necesita esta entrenado para esos viajes”.
 
 

Un pequeño ensayo

Impresionar, impresión, presionar, presa, pereza,
 Si seguimos con el discurso de los consultantes tenemos por ejemplo el de la muchacha gimnasta que al observar la biblioteca pregunta si los libros los leyó o son para “impresionar”, incluso hace un comentario acerca de los libros de fotografía. Vamos a hacer una pausa y tomar ese “impresionar” en cuenta para ver si se puede hacer un recorte y verificar como es tomado por este sujeto, ya que se trata de un “impresionar” que al ser acentuado por el analista, quizás permita enviar el discurso de la paciente hacia la zona de su subjetividad, si se desplaza por ejemplo al “presionar”,- este era un tema que dejaba entrever su problema- … presión, impresa, presa, lo que deja marca, los accidentes que marcan y todos aquellos posibles significados, que si son de ella permitan salir de la relación especular, del yo a yo en que están encuadrados los diálogos, que no va más allá de “un usted me dijo y yo le dijo” etc. Pero claro que esta chica no esta en tratamiento aún. Veremos que sucede más adelante.

 

De lo comentado vamos  a destacar entonces tres puntos:
Uno: que se apela al metalenguaje y la explicación insistente: usted dice esto porque tal cosa, etc, y a esto se le dice Interpretación. Como si fuese un relator del partido bien lejos de la cancha.
Dos: se apela al encuadre cuando no se sabe que responder, frente a la demanda transferencial.
Tercero: no es extraño encontrarse con los prejuicios, ideales de un terapeuta en una consulta. Una de las mayores dificultades, ya que no hay revisión de esta temática.

Tratamos con “en terapia” de poner algo de esto en conversación.

Cualquier parecido con la vida real es pura coincidencia sea de la corriente psi que sea.

Referencias:
(1)De que se trata el hacer del psicoanalista por Gustavo Cappelli en http://www.psicoanalisistaller.com.ar/cappelli.asp
(2)Jaques Lacan. Escritos 2 “La dirección de la cura y los principios de su poder”.

 

 

 

 

 



TITULO de la OBRA:En terapia
FECHA: Mayo 2012
LUGAR: Argentina
ACTORES:

Diego Peretti 

Julieta Cardinali

Germán Palacios

Ailín Salas

Dolores Fonzi

Leonardo Sbaraglia

Norma Aleandro


DIRECCION:

COMENTARIO:

                              En terapia o In Treatment

               Primera parte

por Gustavo Cappelli

En terapia, pueden pasar muchas cosas….. Pero solo una, no puede pasar: “La relación sexual”.

Dentro de las relaciones humanas donde circula el amor, nos  alegra, entristece, alivia o sufrimos; la búsqueda de un espacio donde poner en discurso esos afectos tiene como punto de partida, la condición de lo imposible.

No es necesario aclararlo, todos conocemos los parámetros culturales sobre lo no permitido. Pero aquí hablamos de lo imposible, que es diferente a lo no permitido.

Enamorarse…. Imposible

Uno de los temas es el amor o enamoramiento del analista, punto curioso, enigmático. Ya que si los analistas somos humanos “también tenemos sentimientos”.

La curiosidad de esos sentimientos, es lo que esta serie revela como toda novela, una novela de amores.

Dos versiones

La versión argentina se presenta para nosotros sin muchas diferencias con la versión americana de “In Treatment”. Aparentemente, no es la idea alterar los guiones y deja poco espacio para  agiornar  con un discurso y modalidad más local sobre los tratamientos en argentina. Podría esto, hacer difícil que haya elementos identificatorios, que igualmente se logran, ya que quien hace terapia, puede inmediatamente decir, si eso le pasa  o no, en su ámbito analítico.

Por ejemplo, lo que sucede con Clara, que llega en plena tormenta. Claro que puede pasar!, pero si llueve mucho y el paciente se mojo, es muy probable que se le ofrezca una toalla, no la ropa de un familiar (?), y ayuda para vestirse, posiblemente suspenda la sesión y como efecto del sentido común, buscar otro horario, ya que no se trata de un encuentro imprescindible, y si así lo fuera,  soportamos la incomodidad de la angustia y la ropa mojada. Con todo el sentido de significación que ello puede tener.

Queremos decir: alojamos al sujeto en su malestar, no en su demanda asistiendo a alivios yoicos. Al menos para el psicoanálisis que se orienta sobre el sujeto del inconciente, que por supuesto, no quiere decir que los analistas somos inconcientes, frente a las cotidianeidades y la realidad, pero sabemos cual es la diferencia y apuntamos a la diferencia.

 El siguiente es un comentario que en su momento fue realizado para la serie de la versión americana:

 In Treatment y el lugar del analista".

La denominación “En terapia” no nos asegura, que se trate realmente de un trabajo de un psicoanalista, y aunque dijera “En análisis” tampoco nos dejaríamos llevar por los nombres e iríamos  a constatar si se trata de un psicoanálisis verificando el discurso,  discurso que no es el de las creencias de la religión, de la ciencia, ni de la moral que circula en cada época. No es un discurso como Lacan dice, para “entendernos”, no es una conversación, es con “versiones” que trae el sujeto frente a su realidad y es allí donde nunca debe encontrarse con “la realidad del analista”.      

La relación con el inconsciente determina la lectura de los hechos
En este caso, se concentran en diálogos que parten del encuentro de un “terapeuta” con su “consultante”. Esta serie brinda a los psicoanalistas la posibilidad de leer, reflejar o intentar identificar algo de su propia practica, lectura que cada analista puede hacer, de acuerdo a la relación que tenga con su inconsciente. Son diálogos que ponen en ejercicio la diferencia entre el decir y el hablar. El inconciente nos habla, “somos hablados por el Otro” y esa relación con eso que nos habla, es lo que se juega en el análisis, si un analista no esta advertido de esa condición, esta lejos de su propio decir y de provocar un decir propio para el sujeto.

Esto se lo devela por un lado la histérica y lo demuestra el aviador que no quiere encontrarse con su propio decir, distrayendo al analista con sus comentarios hacia el. Es decir, el paciente funcionando como “Otro” del analista, de allí la impresión de cierta manipulación, que hay que saber sortear cuando es difícil  provocar ese decir singular en un consultante.

Expectantes de la TV
Antes de entrar en esa lectura posible, no descuidamos que se trata de una puesta en escena para ser vista, para la pantalla y que requiere de un juego de imágenes, de un imaginario con sus diálogos dirigidos a las emociones de los espectadores. Expectantes de lo que se repite, que se presenta en envolturas diferentes en cada capítulo. Nos ofrece no solo el discurso de los que allí consultan sino el discurso del terapeuta, las intervenciones del analista. (Entendiendo que para hablar de analista y su lugar es en tanto esta a la altura de su acto).
Actos que el personaje nos presta para el presente comentario. Como los que consultan deben tener un conflicto. que esta en vías de reconocerse como tal o acuden a la consulta con su conflicto ya bien localizado, también la pantalla configura un conflicto que esta del lado del profesional.
Un profesional que esta dividido, en su propio conflicto, que lo divide en el momento de atender al otro, más bien esta división por momentos lo parte en dos. Pero es una modalidad de abordaje de una interpretación de un personaje para cautivar al espectador, lo mismo sucede con el Dr. House o The Nurse Jakie, la enfermera conflictuada, y con todas sus fallas a pesar de los problemas en su vida lleva adelante un buen trabajo.
Se  puede justificar que todos estamos divididos, por supuesto, no vamos a entrar en debate al respecto pero como mínimo se espera del analista que, como dice Lacan se ahorre algunos comentarios que provienen de la llamada contra transferencia. 

Las preguntas más habituales son:

¿Cómo es la vida de los profesionales?,
¿A caso no les pasan cosas que los afectan?
¿No tienen que hacer análisis para aliviar la pesada carga de los problemas de sus consultantes?

 

Continuará en la segunda parte de esta nota

 







 
Arte en Psicoanalisis © Todos los derechos reservados
E-mail: info@arteenpsicoanalisis.com.ar
EASYweb Diseño & Hosting
www.easyweb.com.ar